Foto callejera para principiantes.

La Fundación Municipal de Cultura de Gijón me invitó a programar una serie de rutas fotográficas, seleccionando cinco zonas que pudiesen dar una visión diversa y completa de la ciudad. 

Para preparar el taller, cogí la cámara digital y pateé los mismos sitios aproximadamente a la misma hora de las excursiones, dedicando a cada lugar el mismo tiempo de duración de las salidas.

Hice el tipo de fotografías que bajo mi criterio pueden servir como ejemplos de ejercicios que una persona que empieza a interesarse por la fotografía callejera tiene que practicar. Han de ser técnicamente sencillas, hechas con el objetivo que viene de kit con la cámara y con un procesado muy ligero para hacerlas asequibles a todo el mundo.

Cada día de taller de 19:00 a 19:30 proyectaba el trabajo de algún fotógrafo importante para dar a conocer la historia del medio: Atget, Vivian Maier, Bresson, Alex Webb, Gonzalo Juanes… Posteriormente proyectaba una selección de unas 10 o 12 fotos de las que había hecho la semana anterior para su análisis.

Tras la teoría salíamos dos horas a fotografiar. Las rutas fueron las siguientes:

Casco histórico, barrio de Cimadevilla:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Parque Fluvial del Piles:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gijón Industrial:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Centro de ciudad, edificios emblemáticos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Playa:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No había exigencias de conocimientos previos y los ejercicios podían hacerse con cualquier tipo de cámara ya fuese reflex o compacta.  Algunos participantes partían de una base técnica, otros solo sabían usar la cámara en modo automático.

Los apartados a trabajar fueron los siguientes:

1. Resumir las series fotográficas en no más de 20 fotos e intentar que no aparezca más de 2 veces el mismo tipo de toma.

2. Al fotografiar edificios, ser capaces de controlar la perspectiva seleccionando el punto de vista y la distancia focal adecuadas, de tal forma que las líneas queden rectas, evitando la distorsión de los grandes angulares.

 industrial

3. Utilizar elementos que encontramos en la calle para enmarcar el motivo.

07cim mar-7

4. Previsualizar una escena, preparar el encuadre y esperar a que algo suceda.

10cim 03cim

4. Crear un ritmo visual mediante repetición de elementos.

fluvial-12 ndustrial-6

5. Encontrar un fondo interesante y buscar un primer plano que complete la foto (o esperar hasta que aparezca).

cimadevilla-6 01cim

6. En caso de no encontrar un punto de vista que nos permita fotografiar un edificio al completo, buscar un elemento representativo del mismo.

industrial-2 ndustrial-3

7. Usar el gran angular para acercarse a la gente sin que los sujetos sepan que aparecen en el encuadre. Ayuda a perder el miedo a la proximidad.

ndustrial-9

Una vez dominado esto, cada uno puede decidir en que especializarse: arquitectura, gente, paisaje urbano…

¿Qué viene después?

Tras un tiempo de entrenamiento se puede conseguir esto con facilidad. Para avanzar hay que buscar lo que se hecha en falta en las fotos anteriores.

En primer lugar se aprecia distancia con respecto a los sujetos. No existe diálogo ni intercambio. No se puede apreciar la personalidad del autor ni la de las personas fotografiadas. Hay que añadir escenas que muestren a gente trabajando o practicando aficiones, retratos…

Todas las fotos están tomadas en exteriores. Algún interior añadiría otro punto de vista más privado sobre la vida en la ciudad. Puede tratarse de un edificio público, una estación de tren, un café, una vivienda, etc.

Imágenes de pequeños detalles u objetos que resulten interesantes pueden hacer que la serie sea más variada.

Conclusiones del taller:

Este taller estaba más orientado a educar la mirada y seleccionar los motivos dejando de lado los aspectos técnicos. Personas sin conocimientos fotográficos pueden mejorar con estos ejercicios, sobre todo en lo relacionado a composición y geometría de edificios. Pero pronto toparán con un muro si no aprenden la parte técnica.

En el caso de fotografía de gente las habilidades sociales son de más importancia que las técnicas. Son numerosos los casos de fotógrafos callejeros que utilizan cámaras compactas automáticas. Consiguen grandes resultados ya que son capaces de construir una relación con el sujeto y tienen talento para identificar el momento en que apretar el botón.

Si algo he echado en falta en este taller es una última jornada para evaluar el trabajo de los alumnos. Eran demasiados como para poder dedicarles mucho tiempo en la calle y estaría bien que pudiesen compartir sus imágenes y darse cuenta de que aún fotografiando los mismos lugares al mismo tiempo, cada uno tiene su propia mirada.

Ha sido una semana muy interesante. He podido conocer mejor alguno de los rincones de mi ciudad y me ha dado unas cuantas ideas sobre las que trabajar.

0 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *